5 ventajas de la publicidad exterior

  1. Capacidad de impacto. No hay otro medio que permita dar mayor cantidad de impactos en un mismo día.
  2. Segmentación. No sólo permite segmentar geográficamente, sino también hacer pruebas piloto en pequeñas localidades o grandes ciudades, y anunciar en lugares concretos como un barrio en especial o en las paradas de transporte, por ejemplo.
  3. Flexibilidad. Podemos realizar pretests en zonas pequeñas para medir el impacto antes de lanzar la campaña definitiva a mayor escala, o anunciar gradualmente la llegada de un producto nuevo a medida que va llegando a cada lugar.
  4. Atractivo. Esto se da muchas veces sólo por el gran tamaño del producto o la marca.
  5. Polivalencia. Es el complemento perfecto para campañas con una gran argumentación, ya que es un gran apoyo recordatorio, y esto último también hace que funcione como único medio en campañas que no necesitan argumentación.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Las claves de una publicidad exterior eficaz

  • Provocar el máximo impacto, al competir con el paisaje de la ciudad debe tener capacidad de sorpresa, que salga el producto es una ventaja suplementaria.
  • Ser breve y conciso. Con frecuencia el tiempo máximo de exposición a la publicidad exterior no excede los 3 segundos, por eso lo ideal sería que el mensaje constara de una imagen y 5 palabras: que sea fácil de leer y retener. “Reducir el mensaje a su mínima expresión en argumentos y ampliarlo a su máxima expresión visual y gráfica”.
  • Acercarse al punto de venta. La publicidad exterior tiene mucha influencia en las ventas: tendemos a recordar lo último que vimos, por eso hay que estar en el lugar adecuado y en el momento adecuado.

Tipos de publicidad exterior

Valla

El formato más utilizado es el de 3×8 metros, aunque también hay en formato cuadrado (3×4 es el más común). La valla horizontal es más atractiva que la vertical porque se corresponde con nuestro ángulo de visión.

Puntos luminosos/transiluminados

En Argentina también se los conoce como “chupetes”, y en otros países como OPI (Objeto Publicitario Iluminado) o MUPI (Mobiliario Urbano para Presentación de Información). Son paneles verticales con luz propia que se ubican sobre las veredas, cerca del peatón y de conductor.

Paneles luminosos

Antes se utilizaban letreros o paneles con luces como las de neón, hoy hay pantallas LED que permiten incluir video.

Banderas para usos especiales

Se usan en ámbitos de interés para el público como ferias, exposiciones, actividades culturales o deportivas, etc. Sólo exhiben la marca y quizás una imagen y un par de palabras pero no más porque el tamaño de este formato es muy restrictivo.

Emplazamientos en transportes

Aeropuertos, trenes, subtes, colectivos tienen mucha convocatoria y permiten anuncios con gran capacidad de impacto, a veces pueden incluir textos más largos porque los usuarios de transporte público tienen más tiempo de lectura si están viajando.

Estadios deportivos

Estos anuncios están destinados a la audiencia que ve la transmisión del evento por televisión, y no admiten otro mensaje más que la marca y el logotipo del anunciante.

En el lugar de venta

Conocida con el nombre de publicidad POP (Point Of Purchase), o PDV (Punto de Venta), le recuerda al público que compre nuestra marca en el momento oportuno. Escaparates, vitrinas, cabeceras de góndolas, promotores, descuentos, stoppers, también incluye el propio packaging del producto y las ferias de muestras y exposiciones a mayoristas y distribuidores, que son los que aseguran el encuentro del producto con el consumidor.

FUENTE: Bassat, L. (2013). El libro rojo de la publicidad. 1st ed. Barcelona: Debolsillo.
Anuncios