Aunque no lo parezca un buen slogan requiere de mucho trabajo, sobre todo de información: conocer a la perfección las necesidades y objetivos de la campaña, las motivaciones y el posicionamiento de la marca en la mente del consumidor. Luego toca esperar la inspiración, que no es casual sino causal, resultado de la investigación previa.

Las palabras que conforman un slogan deben ser la razón para convencer o la emoción para atraer. Su valor y razón de ser es que la gente lo haga suyo, que lo repita y se identifique con él: algo imprescindible en un mercado tan saturado. Debe ser:

  • Corto y memorable
  • Profundo y brillante
  • Simple y único
  • Impactante
  • Perdurable
  • Creíble y relevante

¿Llevar o no la marca?

Incluir la marca es lo más difícil pero lo más efectivo. Hay que saber integrarla, no añadirla gratuitamente. Algunas modalidades de aparición de la marca en el slogan:

  • Aparece como consecuencia de las palabras anteriores. “¿Hotel? Trivago”, “Al pan, pan y al vino, Toro”.
  • Empieza con la misma letra que la palabra anterior. Se reconoce con la marca y es más difícil confundirla con otra. “Chin chin Cinzano”.
  • Rima con la palabra anterior (y viceversa). “Hay cosas que el dinero no puede comprar…para todo lo demás Mastercard” (es una rima asonante), “Rexona no te abandona” (rima consonante)
  • Aparece más de vez.  “What happens in Vegas, stays in Vegas.”
  • Al final de la frase. “Seca, fresca, protegida, Always”

En cuanto a los slogans que no llevan la marca incorporada, sus objetivos pueden ser:

  • Diferenciar la marca. Para resaltar su valor diferencial, relacionar el logo con la marca, posicionarse como líder, etc. “Dura más” de Duracell.
  • Resumir lo que la marca hace. Lo que la marca ofrece o su filosofía: “Connecting People” de Nokia.
  • Resaltar la principal ventaja del producto. “Siempre rico, siempre fresco” de Bimbo.
  • Slogan como denominador común para abarcar todos los productos de la marca. “Todo lo mejor para ti” de P&G, o “La verdad láctea” de La Serenísima.
  • Destacar la mayor ventaja del producto haciendo énfasis en el consumidor. “Think different” de Apple.
  • Hablar principalmente del consumidor: “Porque tú lo vales” de Loreal.
  • Slogans reales como la vida misma.  “La vida es como te la tomás” de Coca Light.

¿Se te viene a la mente algún slogan? ¡Compartilo en comentarios!

 

Anuncios