Este es el primero de una serie de post en los que voy a… ¿resumir?, ¿tomar notas? no sé… En fin, El libro rojo de la publicidad de Luis Bassat es de lectura, no me atrevo a decir obligatoria pero es muy recomendable si te interesa la publicidad. Al leerlo me di cuenta que resume gran parte de la carrera, así que es un libro que hay que tenerlo presente, por eso voy a publicar capítulo por capítulo los párrafos que considero más importantes. No pretende ser un resumen exhaustivo con el propósito de que lean el libro (que está en formato PDF para descargar ahí apenas lo googleas).

A continuación lo más destacable de la introducción que da Bassat del libro, donde con unas anécdotas suyas nos da unos consejitos a los publicitarios ;).

El arte de abrir los ojos

Esto aplica para la vida misma: si queremos que alguien haga algo no tenemos que pedírselo ni obligarlo, tampoco argumentar ni explicar nada, ni dar razones; hay que tentarlo, seducirlo para que por sí mismo haga eso que queremos, eso hace la buena publicidad.

Una carrera de resistencia

Bassat cuenta una de sus experiencias de joven, cuando ofrece los servicios de su agencia de publicidad, que recién había creado, a uno de los socios de Danone. Éste le dice que Danone elige entre las mejores agencias del país, que cuando la agencia de él logre ser una de ellas la empresa solita lo va a ir a buscar. [Si querés saber si lo contrataron después o no leé el libro 😉 ]

En la publicidad hay que escalar posiciones, la publicidad no es una carrera de velocidad sino una prueba de resistencia. No se trata de comerse el mundo, sino de ir avanzando y ser capaces de garantizar a los demás nuestra capacidad y conocimiento: primero hay que tropezar y aprender de los errores.

FUENTE: Bassat, L. (2013). El libro rojo de la publicidad. 1st ed. Barcelona: Debolsillo.

En el próximo post sigue el capítulo 1 y así sucesivamente…

PD: Si ya lo leíste contá qué te pareció en los comentarios y si te animás ¿cuál fue el capítulo que más te gustó?

Anuncios